Hace 2 años nació Simona en casa

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Mar 29 Mar 2011, 04:16

EL NACIMIENTO DE SIMONA

Juan y yo tenemos una hermosa relación de pareja basada en el amor, el respeto y la confianza, desde hace más de trece años. Hace un par, decidimos convivir y ese hecho nos llevó a plantearnos en serio el tema de los hijos. Lo charlamos mucho, como cada decisión que tomamos juntos y finalmente, sentimos que era el momento de ampliar nuestro amor hacia otra personita, nuestro hijo o hija.
Como veníamos pensando en la posibilidad, yo había dejado las pastillas anticonceptivas hacía unos meses pero seguíamos cuidándonos hasta estar completamente seguros de que era “el momento” (aunque todos sabemos que ese momento ideal nunca llega porque siempre hay miedos y dudas lógicos). La cuestión es que un día Juan me conminó: “empecemos a buscar hoy”. Yo sabía que estaba cursando los días de ovulación pero también sabía lo difícil que es quedar embarazada, sobre todo al primer intento, sin embargo, en esos días, con mucho amor y pasión, concebimos a nuestra hija Simona. Según la Dra. Cristina, ella estaba esperando venir.
Quince días antes de saber que seríamos padres, Juan tuvo una charla con un compañero de trabajo llamado Rodolfo quien le relató cómo había sido el nacimiento de su hijita, en su casa, en una pileta, en el agua!!! Juan quedó sorprendido y maravillado al escuchar una vivencia tan extraordinaria como traer un bebé “al mundo” en un clima íntimo, pacífico, en un entorno de amor, no medicalizado, sin apuros médicos, sin violencias innecesarias ni para el bebé ni para la mamá; con la asistencia de una obstetra y una enfermera extraordinariamente humanas y con el protagonismo de una mamá corajuda y un papá que apoyó todo el proceso. Sin embargo, más allá de sentirse atraído por la idea de un parto respetado y humanizado, Juan dijo: “Qué bueno, pero yo ni en pedo hago algo así”.
Cuando llegó a casa y me contó todo, yo quedé profundamente conmovida y sentí una inmediata necesidad de saber más acerca de esa “locura” de tener a los hijos en la casa. En realidad, mucho tiempo antes de siquiera pensar en la posibilidad de tener hijos, me llamaba muchísimo la atención que la mayoría de los nacimientos de los que me enteraba eran cesáreas. Dios mío, pensaba yo!!! ¿Qué pasa? ¿Las mujeres perdieron la capacidad de parir por sus propios medios? ¿Qué pasó en poco más de treinta años que hizo que lo que antes eran partos vaginales se convirtieran en puras operaciones cesáreas? (Después me enteraría que aquellas mujeres de hace treinta años, aunque tenían partos vaginales, no se salvaban de un montón de otros procedimientos violentos de rutina como la temible episiotomía). Yo creía, en mi ignorancia, que en una realidad en la cual la mayoría de los partos en instituciones médicas son por cesárea, el hecho de tener un parto vaginal ya sería todo un logro. Lamentablemente, muchas veces, esto no es así porque los partos vaginales también son traumáticos debido al trato poco respetuoso que se les da a la mamá y a su bebé. Todo esto lo sé hoy, luego de un largo y profundo camino de formación, lecturas, información y; sobre todo; de escuchar y leer los testimonios de muchas mamás. Pasé tardes enteras leyendo en la red las historias de partos muy traumáticos, de recuerdos demasiado tristes para tratarse de un hecho que debería ser, por lo menos, alegre, como es un parto y también algunos de partos extraordinariamente maravillosos como por ejemplo los partos vaginales, humanizados, después de una o dos cesáreas.
Un dato que me resultó y me resulta más que significativo es el nombre que se dan los grupos de seres humanos que se unen en diferentes países del mundo para lograr cambios en el negocio de los nacimientos. Algunos de los lemas que recuerdo son “EL PARTO ES NUESTRO”, “QUEREMOS PARIR”, “QUE NO OS SEPAREN”, “PARTO RESPETADO”, con los cuales se expresa toda una determinación y una reivindicación del lugar de la mujer, de sus derechos y los de sus hijos en un momento tan crítico de la vida como es un nacimiento. La idea que se propone, se defiende, se fundamenta y se trata de implementar, es que no caben dudas de que deben ser; la mamá y el hijo por nacer; los absolutos protagonistas del hecho de parir. No son los médicos los que “traen” a los bebés al mundo, no son ellos quienes “hacen el parto”, son la mujer y su hijo quienes se PAREN juntos.
Apenas Juan me contó la experiencia del parto en casa, comencé a investigar en Internet y no salía de mi asombro al leer cada página acerca del parto respetado, parto humanizado, parto en casa, parto en el agua. No podía asimilar tanta información y no podía creer algunas de las cuestiones que se “denunciaban” en estas páginas con respecto a las prácticas violentas e irrespetuosas que se llevan a cabo en la mayoría de las instituciones médicas del mundo a la hora de “traer” bebés al mundo y que son naturalizadas y asumidas como “correctas”.
Cuando quince días después de comenzar a buscar, nos enteramos de que seríamos padres, Roxana y Rodolfo nos visitaron y en un acto de gran generosidad, (puesto que Juan y yo éramos unos desconocidos) Roxana nos relató la experiencia de su parto respetado con lágrimas de profunda emoción al recordar un hecho de tamaña trascendencia en su vida, la de su hija y la de su pareja. Al escucharla y vivir con ella su emoción, no tuve ninguna duda: yo quería para mí, para mi hija y para mi amor, una experiencia tan maravillosa como aquella.
Gracias, entonces, a Rodolfo y a Roxana, nos pusimos en contacto con la extraordinaria Doctora Cristina para asistir a su taller de Parto Respetado que, “oh! causalidad”, justo estaba por comenzar. Recuerdo que ya en la primera charla telefónica con Cristina, me di cuenta de que esto era algo muy diferente a lo que podría imaginar. No puedo olvidarme del extenso tiempo que me dispensó, aún sin conocerme. Recuerdo la pasión, el compromiso y las convicciones que me transmitió respecto a su práctica, recuerdo que me pidió que no la llamara Doctora sino simplemente Cristina (no era un simple detalle, después lo confirmaría, sino toda una toma de posición respecto a su rol como mujer, como ser humano, que trabaja con otros seres humanos y que no pretende tener ningún “estatuto superior” por el hecho de haber estudiado medicina). Recuerdo, porque esas palabras cobrarían su verdadero significado luego de un par de talleres, que me dijo: “este es un camino sin vuelta atrás”.
Los encuentros, que fueron muchos y se extendían por varias horas, eran muy amenos, se desarrollaban en un clima realmente amigable, tranquilo y de mucho respeto. Cada taller era un ámbito de educación y de formación para las parejas que asistíamos y que charlábamos, sin poder salir del asombro, acerca de cuestiones como por ejemplo:
• el excesivo número de cesáreas que se realizan cuando la OMS establece que debería ser un procedimiento que se aplique en última instancia, cito: “No existe justificación en ninguna región geográfica para que más de un 10 al 15% de los partos sean por cesárea (el porcentaje actual de cesáreas en Estados Unidos se calcula aproximadamente en un 23%)”. Expertos aseguran que en países del tercer mundo el porcentaje es muy superior. Es por esto que este año la consigna de la Semana Mundial del Parto Respetado es: “Por la urgente disminución de las cesáreas innecesarias”;
• la posibilidad real de realizar cesáreas “humanizadas” en las cuales tanto mamá como bebé son tratados con profundo respeto, en las cuales se promueve el contacto inmediato y fundamental madre-hijo y se promueve la lactancia materna, entre otros beneficios;
• los procedimientos innecesarios e injustificados a los que es sometida la futura mamá;
• los procedimientos violentos e invasivos, probadamente injustificados, a los que son sometidos los indefensos recién nacidos;
• la forma en que las mujeres, “gracias” a la medicalización e institucionalización del parto, fuimos perdiendo el PODER para parir;
• el triste y secundario papel al que se relega al padre del bebé por nacer quien, en el “mejor” de los casos es un simple espectador “pasivo” del nacimiento de su hijo;
• la forma en que infinidad de mujeres alrededor del mundo, de países desarrollados y del tercer mundo, (cada vez más), están re – asumiendo su rol protagónico respecto al hecho de parir y forman grupos, junto a sus parejas, que se ocupan de denunciar las “malas” prácticas que se dan en torno a los nacimientos y que, por sobre todas las cosas, luchan por reivindicar el lugar de la madre y del bebé a la hora de producirse un parto, puesto que no caben dudas de que cada mujer tiene grabada una impronta de la naturaleza que le brinda la capacidad necesaria para parir en forma fisiológica, siempre y cuando estén dadas las condiciones de tranquilidad, paz, respeto de los tiempos naturales, elección de las posturas para parir, acompañamiento de personas del entorno más íntimo de la mujer y elección del ámbito para parir;
• etc., etc., etc., etc., etc., etc…
Cristina tenía razón, el camino del conocimiento no tiene vuelta atrás, después de saber que
el nacimiento es un momento trascendental en la vida de todo ser humano y al tener la certeza de que como mujer, hasta diría; como cualquier mamífera; yo sabía que mi cuerpo, mi espíritu y mi bebé podíamos conjugarnos y ser los únicos protagonistas del hecho del nacimiento; Juan y yo decidimos hacer todo lo posible para que nuestra hija naciera en casa, en el agua, en un clima íntimo de paz, amor, respeto y felicidad, acompañados por la sabia Cristina y Mary, una enfermera muy cálida.
Y bien, gracias a Dios, a la formación, la preparación y la seguridad que nos brindó Cristina, a la tranquilidad que nos transmitió Mary, a la entereza, compromiso, amor y apoyo de Juan, al acompañamiento y buenas energías de las contadas personas queridas que sabían, al doctor Roberto, que controló el embarazo, nos trató con respeto y calidez y nunca cuestionó nuestra decisión, a los ángeles y espíritus que nos acompañaron, a mi preparación física y mental y; sobre todo; gracias a Simona que hizo todo lo que le pedimos, el parto se desarrolló con toda normalidad, tal cual lo habíamos planificado.
Los hechos se dieron así…
El embarazo se desarrolló con absoluta normalidad y lo vivimos como un hecho maravilloso y nunca como una enfermedad. Ya hacía unos días que veníamos contándole a Simona que ya estaba todo listo para recibirla, que habíamos realizado un simulacro y cada detalle estaba previsto, que viniera cuando ella lo decidiera. El día Viernes 27 de marzo me levanté sin ninguna señal de parto y me dediqué a mis actividades cotidianas, entre ellas, salir a caminar con mi hermana, (obviamente para acelerar el trabajo de parto, ya había comenzado a ponerme ansiosa). Por la tarde noté algo que supuse era la pérdida del tapón mucoso. El sábado 28 de marzo me desperté alrededor de las seis de la mañana y me di cuenta, con gran alegría, que estaba teniendo pequeñas pérdidas de agua. Con Juan nos sentimos profundamente felices porque el gran momento se acercaba. Él decidió no ir a trabajar para estar presente desde el primer instante. Después de “hacer fiaca” un rato en la cama, nos levantamos, desayunamos y tomamos unos mates. Las pérdidas de líquido continuaban y a eso de las diez comencé a sentir pequeñas puntadas en el bajo vientre, estaba muy tranquila y emocionada.
Ya hacia el medio día, las contracciones se tornaron un poco más intensas lo cual nos daba mucha tranquilidad puesto que era un indicio del progreso del trabajo de parto. Si bien soy una persona bastante insegura y rondaron por mi mente todas las dudas y los miedos posibles durante los días previos (con los que torturé a varias personas, sobre todo al pobre Juan), en esos momentos tuve la seguridad plena de que todo transcurriría con normalidad, al fin y al cabo iba a parir como lo hacen todas las especies de la naturaleza: siguiendo mi propio instinto.
Almorzamos unos fideos con crema y luego intentamos acostarnos a dormir un rato, intentamos, digo bien, porque ni bien me recosté en la cama comprobé en carne propia por qué es una locura mandar a acostarse a una mujer en pleno trabajo de parto. No importaba la posición: de costado, boca arriba, como fuera, las contracciones se intensificaban increíblemente y dolían mucho en esa posición. Una vez incorporada, la sensación de las contracciones se tornó más llevadera. Sin lugar a dudas, de haber estado acostada en un centro médico, hubiera pedido a gritos la anestesia epidural. Gracias a Dios, estaba en mi propio hogar y nadie me podía mandar a acostarme, podía hacer lo que quisiera o, mejor dicho, podía hacer lo que me pidiera mi cuerpo. Entonces, a medida que transcurría la tarde, y siempre con el fundamental apoyo de Juan, caminé, me arrodillé, me senté a ver tele, comí, me duché una y otra vez, me paré, me sostuve de un mueble, me arrodillé otra vez y caminé muchas veces más. El hecho de estar en movimiento (ya lo sabíamos por toda la bibliografía que abordamos), es un alivio natural para el dolor. Un alivio, eso es, porque estoy agradecida a la vida por haber tenido la oportunidad de sentir en las fibras más íntimas de mi cuerpo y de mi espíritu, la infinidad de sensaciones que se experimentan al momento de parir.
Recuerdo que en uno de los sitios de Internet que visité cuando estaba investigando sobre el tema de los partos humanizados, leí una frase que me impactó: “la anestesia no permite sentir dolor pero tampoco permite sentir placer”. El dolor de las contracciones, que nunca podría definir como sufrimiento, fue un dolor esperado y absolutamente placentero (valga la paradoja), ya que era una manifestación de mi cuerpo de que todo estaba bien, de que la naturaleza actuaba para posibilitar el nacimiento de nuestra hija.
Durante el transcurrir de la tarde Juan se ocupó de cada detalle. Desde temprano, ubicó la pileta inflable en la habitación, preparó una luz tenue, dispuso la música que habíamos elegido para el momento y dejó todo listo para disponerse a atender mis necesidades. A lo largo del trabajo de parto me acercó agua, gaseosas, frutas, todo lo que yo necesitaba. Se sentaba a observarme o me daba un reconfortante masaje en los pies o me prestaba su cuerpo para que yo me colgara de su cuello esperando que pasara alguna contracción más intensa. Durante todo ese tiempo se mantenía en contacto con la Doctora Cristina y le describía mis actitudes, mis acciones y el ritmo de las contracciones. Yo, por supuesto, estaba ajena a esos contactos ya que comenzaba a transitar un estado de reconcentración en el cual sólo me dedicaba a respirar profundamente y a tratar (como bien describió Patricia, una compañera del taller que tuvo la dicha de parir a su hija en su casa, en el agua, después de dos cesáreas innecesarias) de explorar cada contracción, de sentirla, de disfrutarla. Sin embargo, por momentos me preocupaba la intensidad con que se estaban desarrollando las cosas. Hacia las seis de la tarde le pregunté a Juan cuándo llegaría Cristina y cuando me respondió “a eso de las nueve”, me pareció que las horas que faltaban serían infinitas. Yo sentía que mi cuerpo trabajaba rápidamente y que todo evolucionaba sin pausas. Traté de relajarme y seguí con los métodos naturales para mitigar el dolor.
Juan estaba muy seguro y tranquilo y me transmitía esos sentimientos, pero alrededor de las ocho y media, repentinamente, comencé a experimentar unas sensaciones nuevas. Recuerdo estar de pie y tener que ponerme instintivamente en cuatro patas, de repente, mi cuerpo comenzaba a pujar. Digo mi cuerpo sí, porque yo, mi conciencia, no hacíamos nada para que esto sucediera. Fue algo impactante, maravilloso, estremecedor, todo mi útero contrayéndose, mi cuerpo empujando, la naturaleza accionando. Llamé a Juan casi con un grito y le pedí que empezara a llenar la pileta porque sentía ganas de pujar, él, en su sorpresa y pensando en la llegada de Cristina y Mary, me dijo: “no pujes”. Recuerdo qué absurdo me resultó ese pedido. No estaba dentro de mis posibilidades el no pujar, era un hecho inevitable que se producía con la fuerza de lo instintivo.
Un tanto menos tranquilo, comenzó a llenar la pileta que debía tener unos 37 grados de temperatura y al mismo tiempo se comunicaba con Cristina que también se sorprendió por la rápida evolución de los hechos pero le dio tranquilidad diciendo que estaban a veinte minutos de casa.
Apenas hubo algo de agua me sumergí y experimenté eso que había leído infinidad de veces en los testimonios: el efecto relajante y reconfortante del agua tibia. La intensidad de las contracciones y de los pujos disminuyó en forma notable y me relajé profundamente.
Cuando llegaron Cristina y Mary, dispusieron los elementos con los que trabajan y llegaron a mi lado con rapidez pero con calma. Sus presencias me dieron mucha fuerza y seguridad. Cristina se ubicó frente a mí y me pidió permiso para realizar un tacto, asentí y luego escuché, con mucha alegría: “la dilatación es completa, la cabecita de Simona está ahí”. Me volvió a preguntar, siempre con una voz muy suave y lentamente para no desconcentrarme, si Juan podía hacer un tacto también. Le dije que sí y entonces, no puedo imaginar con cuánta emoción, él acarició a su hija por primera vez.
Lo que vino después fue la etapa expulsiva que duró aproximadamente dos horas durante las cuales se respetó el proceso fisiológico del parto. Cristina observaba todo con la ayuda de una linternita “acuática” especialmente pensada para no perturbar ni a la mamá ni al bebé. Mary me sostuvo todo el tiempo para que yo pudiera “entregarme” y dejarme llevar por mis sensaciones. Juan estuvo pendiente de agregar agua a la pileta, de controlar que la temperatura fuera la adecuada, de alcanzarme gaseosa, de acariciarme y darme palabras de aliento. Sin ellos no hubiera sido posible que a las 23.23 horas del 28 de marzo de 2009, naciera Simona de la forma en la que lo habíamos soñado por tanto tiempo.
Yo permanecí con los ojos cerrados hasta el último momento cuando, después de experimentar la increíble sensación del paso del cuerpito de mi bebé a través del mío, Juan me dijo: “acá está mi amor, agarrála”. Él tuvo la dicha de ver y de sentir a su hija nacer. Cuando salió de mi cuerpo, la mantuvo unos segundos bajo el agua, observando sus ojitos abiertos, expectantes, y luego la acompañó con sus manos hasta las mías. Cuando abrí los ojos no lo pude creer, inmediatamente la tomé en mis brazos y la llevé hacia mi pecho, explotando en un llanto de absoluta dicha y felicidad. Al fin conocíamos la carita tan esperada, tocábamos ese cuerpito tan amado. Luego de un momento de reconocimiento de mamá, papá y bebé, salimos de la pileta y estuvimos mimándonos, mientras esperábamos que el cordón dejara de latir (estuvo latiendo durante quince minutos) para posibilitar que Simona fuera preparando su cuerpito para respirar “aire” por primera vez y además, para que la placenta le proveyera una importante cantidad de hierro extra.
Cuando no hubo más latidos, Juan cortó el cordón y momentos más tarde se produjo el alumbramiento. Luego, Cristina nos controló a Simona y a mí de un modo respetuoso y humano, (ahí confirmó que no tuve desgarros: ni un punto, ni una sutura. Mi periné estaba intacto); me bañé y todos nos dirigimos a la cocina a comer algo. Y así, entre charlas, risas, recuerdos, comida y mates, Mary y Juan se dedicaron a acomodar un poco la casa, Cristina escribió la historia clínica del parto y Simona y yo aprendimos juntas el arte amoroso de dar y tomar la teta. Cristina y Mary recién partieron cerca de las seis de la mañana, una vez que se aseguraron de que todo estaba bien.
Así fue como Juan y yo pudimos vivir el nacimiento de Simona, en casa, en el agua, en un clima de paz y de amor, sin faltas de respeto, sin la insufrible posición de “acostada”, sin órdenes, sin apuros, sin inducciones, sin drogas, sin episiotomías, sin pinchazos, sin monitoreos, sin enemas ni rasurados, en definitiva, sin la excesiva medicalización que caracteriza a la mayoría de los nacimientos desde hace unos años, que es innecesaria y que interfiere con el desarrollo de partos fisiológicos, según lo fundamenta la OMS.
Así fue como le dimos la bienvenida a nuestra hija: con calidez, con palabras de aliento, sin violencias innecesarias, sin luces estridentes, en un clima tibio, sin manipulaciones brutas, sin pinchazos, sin cánulas invadiendo su naricita, su ano, su cuerpito tierno, tomando inmediato contacto con su mamá y no separándose de ella en ningún momento.
Gracias a Juan por el inmenso amor, por la paciencia, la fe, la seguridad, la presencia, el compromiso y la entrega. Gracias, porque sin su convicción nada de esto hubiera sido posible.
Gracias a Cristina por ser un ser humano tan íntegro y una profesional de la salud tan comprometida, responsable y ética, entregada a la cruzada de devolver el protagonismo de los partos a sus verdaderas protagonistas y de modificar el modo violento, rutinario y desamorado en que los bebés son tratados cuando nacen en instituciones de salud. Gracias por el trato amoroso, por las enseñanzas, por el acompañamiento, por la inmensa paciencia.
Gracias a Mary por su calidez, su entereza, por sus palabras tranquilizadoras, por su apoyo, su cariño y su presencia.
Gracias a nuestras familias por respetarnos, apoyarnos y acompañarnos.
Gracias a todos los confidentes de este acontecimiento y a aquellos que, aún no sabiendo, nos llenaron de palabras de aliento y buenas energías.
Gracias a Roxana por ser un modelo a seguir, por escucharme, apoyarme, aconsejarme y contenerme en los momentos clave.
Gracias a Daniela, mi “psico–nutricionista” (si se me permite la expresión), por ayudarme a transitar este proceso como un hecho saludable y natural.
Gracias a Delia y a Marilín, porque cada una de ellas me dio herramientas para estar más conectada con mi cuerpo, con mi espíritu y mis energías.
Gracias a Marta por haber profundizado la conexión de Juan con Simona durante toda la gestación.
Gracias, especialmente, a Simona. Gracias por existir y por habernos elegido como padres. Ahora recuerdo que una de las acepciones de su nombre es “la que sabe escuchar” o “la que escucha”. No me quedan dudas de que, como asegura Cristina, los bebés escuchan, sienten, son, desde el preciso instante de la concepción. Gracias por escucharnos bebé, por ubicarte cabeza abajo desde muy temprano, por no enredarte con el cordón, por poner los bracitos hacia atrás para facilitar el parto, por venir cuando te llamamos, por nacer cuando lo acordamos. Gracias, mi cielo, por hacernos papá y mamá.
Gracias a la vida por hacerme mujer y por haberme capacitado para parir como lo hace cualquier otro ser de la naturaleza, gracias por haberme dado la posibilidad de cruzarme con las personas indicadas en el momento justo para vivenciar una experiencia tan maravillosa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Mar 29 Mar 2011, 10:31

Precioso relato, me he emocionado muchisimo!!!
Enhorabuena por el nacimiento de vuestra niña y por haber hecho realidad vuestro sueño. Besos
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Mar 29 Mar 2011, 11:09

Me ha emocionado muchisimo tu parto, felicidades por haber conseguido el nacimiento que deseabais para Simona, fue maravilloso. Me ha gustado mucho leerte.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  misangelitos el Mar 29 Mar 2011, 11:36

Qué vivencia única!!Me alegra que tuvieras el parto que toda mujer se merece...

Personalemnte me veo incapaz de parir en casa,soy una miedica y creo que no tengo umbral de dolor Vergonzoso ,fíjate que voy al dentista y como pueda me levanto y me voy Vergonzoso la

Por eso veo envidiable la capacidad y la seguridad de una mujer para parir como tendriamos que estar todas mentalizadas,porque estoy segura qe podemos!!

Un fuerte abrazo!!qué lindo tenerte por MI
avatar
misangelitos
Nivel 5
Nivel 5

Cantidad de envíos : 3874
Fecha de nacimiento : 11/11/1978
Ciudad : CM
Edad : 38
Femenino Puntos : 7321
Fecha de inscripción : 13/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  mami-de-Breixo-y-Martina el Mar 29 Mar 2011, 11:56

Gracias, muchas grcaias por contarnos esta experiencia maravillosa.

Besos de leche
avatar
mami-de-Breixo-y-Martina
PARTICIPANTE V.I.P.
PARTICIPANTE V.I.P.

Cantidad de envíos : 10522
Fecha de nacimiento : 14/03/1979
Ciudad : el mundo es mi casa
Edad : 38
Femenino Puntos : 13814
Fecha de inscripción : 25/10/2008

http://www.mimandote.com/blog/besos-de-leche/index.html

Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Mar 29 Mar 2011, 12:42

No puedo decirte mucho, estoy llena en lagrimas. Si pudiese tener mas hijos, tambien los pariria en casa...

Un abrazo

PD:
Según la Dra. Cristina, ella estaba esperando venir.
. Ella ya os habia elegido como familia Te quiero
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Gracias!!!

Mensaje  Invitado el Mar 29 Mar 2011, 13:46

Muchísimas gracias a ustedes!!!
Me siento feliz de haberme podido sumar a
este grupo y así compartir nuestras maternidades.
Luisina.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Mar 29 Mar 2011, 15:31

Una historia increible!!! enhorabuena por haber sido capaz y haber tenido todas las oportunidades para llevar a cabo este maravilloso parto.

Solo me queda una duda:

desde hace más de trece años. Hace un par, decidimos convivir y ese hecho nos llevó a plantearnos en serio el tema de los hijos.
Como dices que desde hace 2 años convivis juntos y entonces fue cuando os planteasteis el hecho de tener hijos, entonces es que Simona aun no tiene dos años??? como en el titulo pones "hace dos años Simona nació en casa" supongo que te bailó la fecha de cuando os fuisteis a vivir juntos.
De todas formas, felicidades a Simona por su segundo cumpleaños!!!!!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Me corrijo

Mensaje  Invitado el Mar 29 Mar 2011, 19:02

Gracias por la obrservación mafran!

El testimonio del nacimiento lo escribí un mes después
del nacimiento de Simona, aproximadamente el 30 de abril de
2009. Debí haberle puesto la fecha antes de colgarlo ahora.

Con mi pareja estamos "de novios" desde que tenemos 16 años.
En 2006 nos fuimos a vivir juntos, en 2007 nos casamos y,
según mis cálculos, a Simona la concebimos un 28 de junio de 2008.
Besos!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  misangelitos el Mar 29 Mar 2011, 19:12

Maribel,eso es lo que yo había pensado, que había escrito el relato al poco de nacer la pequeña,

A veces se puede escapar el detalle después de 2 años ¿no?. En mi caso escribo también como Luisina,recién me pasan las cosas Guiño

Un beso!!
avatar
misangelitos
Nivel 5
Nivel 5

Cantidad de envíos : 3874
Fecha de nacimiento : 11/11/1978
Ciudad : CM
Edad : 38
Femenino Puntos : 7321
Fecha de inscripción : 13/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  crisyvictoria el Mar 29 Mar 2011, 23:10

Otra con lagrimones en los ojos tras leer el maravilloso relato de tu parto, felicidades Bravo

crisyvictoria
Nivel Muy Experto
Nivel Muy Experto

Cantidad de envíos : 6317
Fecha de nacimiento : 14/06/1974
Ciudad : cerca del mediterráneo
Edad : 43
Femenino Puntos : 9574
Fecha de inscripción : 28/08/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Miér 30 Mar 2011, 11:19

Uff..! a mi esto de parir en casa me parece ciencia ficción, me da terror! Y eso que hasta hace 30 años era lo más habitual.

Me pareces una mamá muy valiente, te admiro.

Besos
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Miér 30 Mar 2011, 11:59

Gracias por la obrservación mafran!

El testimonio del nacimiento lo escribí un mes después
del nacimiento de Simona, aproximadamente el 30 de abril de
2009. Debí haberle puesto la fecha antes de colgarlo ahora.
Pues me reitero entonces en felicitarle a Simona feliz segundo cumpleaños, y a ti segundo cumplemamá, qué tal pasasteis la celebración???
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Miér 04 Mayo 2011, 19:47

Precioso relato.
Yo también parí en casa, fue la única opción para tener un parto respetado. No me arrepiento en absoluto, estoy deseando repetirlo de nuevo si fuera posible.

Besos
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Sáb 07 Mayo 2011, 17:10

Qué bueno! Seguramente el segundo parto sea mucho más fácil que el primero en muchos sentidos...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  bluemoon el Sáb 21 Mayo 2011, 22:53

Que experiencia más bonita......gracias por contarla.

Me parece una maravilla, además me parecen preciosos los agradecimientos aunque chata...el mérito es sobre todo tuyo y de tu hijita......

Enhorabuena por todo.
avatar
bluemoon
Nivel 2
Nivel 2

Cantidad de envíos : 563
Fecha de nacimiento : 20/11/1976
Edad : 40
Femenino Puntos : 2891
Fecha de inscripción : 13/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Dom 22 Mayo 2011, 03:57

Mucha gracias por tus palabras!!!
Perdón por la pregunta pero, ¿qué significa el término "chata"?
Besos!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  crisyvictoria el Dom 22 Mayo 2011, 09:10

Luisina escribió:Perdón por la pregunta pero, ¿qué significa el término "chata"?
Chata significa guapa, niña o chica o chiquilla, es una manera cariñosa de dirijirse a ti Guiño Muy Feliz

crisyvictoria
Nivel Muy Experto
Nivel Muy Experto

Cantidad de envíos : 6317
Fecha de nacimiento : 14/06/1974
Ciudad : cerca del mediterráneo
Edad : 43
Femenino Puntos : 9574
Fecha de inscripción : 28/08/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Dom 22 Mayo 2011, 16:09

Muchísimas gracias por la respuesta!!!
Soy profesora de lengua y este ejemplo me sirve
para trabajar el tema "dialectos". Besos!!!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  bluemoon el Dom 22 Mayo 2011, 22:14

Hooola

La definición que te han dado es muy buena, por lo menos eso es lo que quería decir yo, es como un : "bonita" o "guapa".......espero no haberte molestado porque no era mi intención....era para dar énfasis a que me parecía precioso el parto y a que tiene mucho mérito lo que hiciste....

Un beso
avatar
bluemoon
Nivel 2
Nivel 2

Cantidad de envíos : 563
Fecha de nacimiento : 20/11/1976
Edad : 40
Femenino Puntos : 2891
Fecha de inscripción : 13/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Dom 22 Mayo 2011, 22:50

Hola bluemoon!
Para nada me molestó!!! Al contrario, me di cuenta, por el contexto, de
que es un término "positivo". Lo pregunté de verdad, porque en la Escuela
con los chicos siempre trabajamos el tema de la diversidad lingüística y
me gusta dar ejemplos concretos y reales y este es uno de ellos. Ambas hablamos
Castellano pero depende de cada región, o de cada país, usamos términos que no conocemos. Gracias nuevamente por tus palabras!!! Besotes!!!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  JaIza el Lun 23 Mayo 2011, 08:06

Luisina, me encanto el relato de tu parto, super emotivo! que alegria que hayas podido darle ese recibimiento a Simona! Por supuesto que ella los estaba esperando!

Son historias de partos como esta que me han hecho perder el miedo al parto! Llegue a ese momento con un desconocimiento total. Pensaba que tenia todo bajo control, pero era tan ignorante en ese momento! Sentia un panico absoluto al parto! Lamentablemente rompi bolsa un mes antes de tiempo y por globulos blancos elevados, que indicaban infeccion, me hicieron cesarea, sin que llegara a dilatar ni un cm, ni sentir una sola contraccion. Por tanto, seguia con el mismo panico al parto luego de haber tenido a mi bebe. Ahora, que conozco este foro, y he leido relatos hermosos como el tuyo veo todo de una forma muy diferente.

Realmente te felicito por haber tenido el valor para traer a tu hija al mundo de esa forma tan bella!
avatar
JaIza
Nivel 5
Nivel 5

Cantidad de envíos : 4179
Fecha de nacimiento : 06/01/1979
Ciudad : Quilmes, Bs As (Argentina)
Edad : 38
Femenino Puntos : 7034
Fecha de inscripción : 15/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  rakimarro el Lun 23 Mayo 2011, 12:57

Enhorabuena por tu parto respetado y enhorabuena por lo bien que lo has descrito.

Me alegra mucho que cada vez seamos más las que nos neguemos a sufrir un parto hospitalario cuando podemos "disfrutar" de uno natural.

Las demás no se cómo lo verán, pero yo estoy contigo en que el dolor del parto se puede (y se debe) disfrutar. Es un dolor que te hace sentir que las cosas van bien, no que nada malo ocurre y aprender a disfrutarlo es disfrutar dando vida.

Estoy contigo en que a ninguna mujer se le debería negar la libertad total de movimiento y posición a la hora de parir, y por eso yo misma he vivido tres partos muy respetados, 2 de ellos en mi casa, pero por desgracia mi hija mayor y yo tuvimos que pasar antes por uno de esos partos tan "normales de hospital". Ojala pudiera volver atras y cambiarlo!!

Me alegra muchísimo que compartas este relato, para que cada vez más mujeres sepan que hay otras formas de parir y puedan elegir la que se ajuste a sus necesidades. Espero que tu hija, y las mías, y todas las niñas del mundo, el día de mañana reciban a sus hijos con el mismo amor que pudimos darles nosotras al nacer. Y que para eso no tangan que luchar demasiado ni aguantar que se las llame de todo (inconsciente, temeraria, irresponsable, loca, ...), como aún ocurre aquí con frecuencia. Mejor aún, que incluso si quieren acudir a un hospital, en el se las trate con el respeto que merecen. Y para eso aún nos queda mucho por luchar.
avatar
rakimarro
Nivel 3
Nivel 3

Cantidad de envíos : 1214
Fecha de nacimiento : 21/04/1971
Ciudad : Alcázar de San Juan
Edad : 46
Femenino Puntos : 4003
Fecha de inscripción : 24/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Lun 23 Mayo 2011, 15:10

Luisina,tengo que decirte,que te envidio,por ser valiente por elegir esa forma de parto,tan bonita y natural,por disfrutar de ese momento como lo hiciste y decirlo aquí,de esa manera tan bonita que parece, que contaras un cuento;Felicidades a tu nena..
Decirte,que yo soy una supercobarde,que tengo un nene de dos años al que tuve de la forma tradicional(actual),con epidural,con episiotomía,con puntos,en fin de todo,que estoy embarazada de nuevo y lo voy a traer de la misma manera Pared, porque necesito a mucha gente a mi alrededor,que estén pendientes de mi,y que controlen que que el nene esta bien(que lo se,que eso no significa que todo salga bien,pero yo,me convenzo a mi misma)en fin lo mio,lo mio no tiene arreglo Vergonzoso.
Decirte,que también participo en otro foro,de otra web,en las que algunas niñas,han dicho,que les gustaría parir de esta forma y a mi,me gustaría(con tu permiso claro)enseñarle tu relato,porque yo creo que se terminarían de convencer.
Felicitar también,a las otras niñas que han tenido un parto en casa.
Abrazo
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hace 2 años nació Simona en casa

Mensaje  Invitado el Lun 23 Mayo 2011, 17:20

Chicas...
Gracias a todas por sus palabras!!! Me da mucho gusto y placer
que el relato pueda generar tantas cosas... sobre todo la reflexión sobre el hecho
maravilloso, complejo y único de parir.
La idea de escribirlo siempre fue difundirlo, repartirlo, compartirlo con todos y todas,
aún con aquellos que me dicen o piensan que estoy loca y que parir así es algo riesgoso (obviamnete sé que hablan por desconocimiento y por eso los comprendo). Es por ello
que cualquiera que así lo desee está autorizada a hacer con este relato lo que quiera, publicarlo, imprimirlo, copiarlo, en pocas palabras: "hacerlo correr", que muchísimas mamás
sepan que se puede ser protagonista y que los partos pueden ser maravillosos (aún en los centros médicos, si la mamá conoce y hace cumplir sus derechos). Así que, más que dar permiso, pido por favor, que me ayuden a difundirlo. Seré plenamente feliz si esta experiencia puede "inspirar" a otras mamás a hacer todo lo necsario para lograr que cambie
la forma de nacer y se convierta, PARA TODAS LAS MAMÁS Y PARA TODOS LOS BEBÉS, en un hecho pleno, placentero y feliz!!!
Gracias!!!!!!!!!!! Besotes!!!!!!!!!!1
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.