Angustia de la separación en las mamas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  Pacha el Jue 12 Sep 2013, 18:41

Hola chicas, abro este post a modo de desahogo y para que la que sienta ganas comparta su experiencia.
No se por donde empezar.

Quería compartir mi experiencia con otras mamas que trabajan para que me cuenten sus casos y  cuanto tiempo les llevo superar la separación. Y como lo lograron?!

Yo me reincorporé a mi trabajo cuando mi gordo tenía 3 meses (justo cuando los cumplió) hoy ya tiene 7 meses y medio y dejarlo cada día para ir a trabajar me cuesta más que al principio. Creo que esto se debe a que ya se da cuenta y se expresa con más facilidad.

Tuve que volver a mi trabajo porque necesitamos mi ingreso, quedarme en casa con mi bebe no era una opción.

Recuerdo con un sabor amargo el final de mi licencia por maternidad…

Comenzó a acercarse la fecha de reincorporación y llego el momento de charlar con el pediatra sobre mi ausencia, como sería la alimentación de mi bebe, como almacenar la leche (si lograba sacarme), etc. Pero era tan pequeñito… sólo tres meses de vida… como podría?

Recuerdo que pensaba que era un momento que nunca llegaría, que tenía todo el tiempo del mundo para estar con él, y finalmente ese día se acercaba y comencé a sentir como algo se desgarraba dentro de mí. Me llene de inseguridad, de dudas, de miedo, lloraba por los rincones, quería gritaaaaaaaaaar, estaba enojada con todos , y sobretodo conmigo, no era justo, no era natural!!!, como mi bebe de 3 meses tan dependiente de mí para vivir iba a quedar al cuidado de otra persona?. Como iba a hacer yo para enfocar mi atención en algo más que no fuese mi bebe? Como iba a pensar en atender clientes con simpatía si por dentro estaba llorando? Como iba a hacer para calcular presupuestos y manejar números si mi mente estaba turbada pensando si mi bebe se estaba alimentando bien, si estaba descansando, si le dolería mi ausencia tanto como a mi. Poder,  se puede… las cosas se hacen cuando se tienen que hacer. Pero…

Y debo aclarar que tengo la suerte de que mi hijo se queda con sus abuelas, un rato con la abuela paterna y otro con la abuela materna. Dos madrazas que le dan todo su amor… pero no es el mío. Y esto tal vez me duele más a mí que a él.

La llegada de mi hijo cambió mi perspectiva sobre la vida, sobre mis metas y objetivos, sobre mis prioridades, la cambió completamente, como supongo que les debe pasar a la mayoría de las madres. El dejó al descubierto una parte de mí que yo ni sabía que existía.

Hasta que me convertí en mamá yo pensaba que iba a poder con todo, que era normal y fácil dividirse entre los diferentes roles de una mujer. Me espantaba la idea de quedarme en casa criando hijos. Nunca lo había considerado. Suponía que me sentiría como un león enjaulado.  Ahora que descubrí mi instinto la jaula la llevo puesta por tener que salir a trabajar tan pronto.

Mi mamá siempre trabajo fuera de casa. Me destetó a los 3 meses y me crió mi abuela. Casi no tengo recuerdos de mi mamá durante la infancia, son pocos.  Como lo describo parece una mala madre, pero no es así, mi mamá es la persona más generosa que conozco, la que más amor me brindo siempre, mi amiga, mi protectora, mi maestra, mi refugio. Pero es una realidad que no tengo recuerdos de ella durante mi infancia, tuvo que trabajar muchas horas porque económicamente lo necesitábamos. Se iba por la mañana muy temprano y volvía de trabajar por la noche cuando yo ya estaba durmiendo. Luego de nacer mi hermano (yo ya tenía 6 años) si pudo ajustar su horario y pasar más tiempo con nosotros. Entonces si recuerdo cuando me venían a buscar por casa de mi abuela,  que angustia, no quería ir a mi casa, no quería estar con ella, quería estar con mis abuelos. Ya de grande mi mamá me contó lo mucho que sufrió conmigo por mi rechazo. De haberlo sabido se lo hubiese ahorrado… pero en ese entonces yo era muy pequeña y no entendía de necesidades económicas.

Siempre la vi como un ejemplo de madre y mujer (y si que lo es!) y pensé que yo podría con todo igual que ella. Pero con la llegada de mi peque me lleve una sorpresa, yo no puedo con todo. Definitivamente siento que me desmorono. No puedo alejarme de él sin sufrir. Y sobretodo no quiero que mi hijo pase por la misma angustia que yo en mi infancia. La situación no es la misma, pero como saber si no va a afectarlo mi ausencia tan temprana?

He leído que “Lo importante no es la cantidad sino la calidad” y bla bla bla. Pero si el no entiende el motivo por el cual lo abandono todos los días!

Trato de compensarlo cuando llego de trabajar, yo a diferencia de mi mamá estoy ausente durante menos horas,  8 en total. Llego y me pego a él hasta el día siguiente. Trato de llenarlo de mi amor y de mi presencia, de leche y calor, de juegos y de mimos. Pero siento que no es suficiente, al menos no lo es para mí.

Hay días que llego muy cansada, no dormir y trabajar es duro. Esos días no tengo toda la paciencia del mundo como quisiera, no tengo tanta energía para jugar, no estoy 100% con él de la forma en que se merece. Esos días me siento la peor persona del mundo.

Siempre quise ser independiente, siempre defendí la igualdad de oportunidades entre el hombre y la mujer, y en cada entrevista laboral cuando me preguntaban sobre mi futuro argumentaba que yo podría con todo… No sabía de que hablaba, hoy me muerdo la lengua.

Igualdad entre el hombre y la mujer?. Se puede lograr? Claro que se puede. Pero a que costo?. Si somos tan capaces como ellos? Si, claro que lo somos!. Pero y nuestro rol materno?. La naturaleza nos hizo diferentes, nos dio a las mujeres esta bendición.  Espero que ninguna se ofenda. Yo siempre defendí mi igualdad laboral, y en lo personal también, siempre me pensé feminista. Pero creo que legalmente este tema debería estar regulado de manera de favorecer más el rol materno, para aquellas madres que así lo quieran.

En mi país la licencia por maternidad con goce de sueldo dura 3 meses y se puede optar si se comienza 30 o 45 días antes de la fecha de parto. Hay empresas donde se apiadan y te permiten trabajar hasta que el cuerpo diga basta, para luego de nacido el bebe estar mas días con él.

Ahora entiendo porque es tan popular  la leche de formula, ahora entiendo porque esta sociedad insiste en embuchar a los bebes con leche para ternero mejorada. Yo tuve la suerte de toparme con gente que me informó y me ayudo para continuar amamantando a mi bebe a pesar de trabajar, pero no es fácil.

Este sistema antinatural (espero que ninguna se ofenda) nos empuja a alejarnos de nuestros hijos aún cuando son absolutamente dependientes de nosotras.

Hace un tiempo le comentaba a una mamá de este foro que trabajar tiene sus ventajas para animarla porque se veía en la obligación de salir a trabajar, y así es. Pero y si ponemos las cosas en la balanza y decidimos que esas ventajas no nos interesan y a pesar de ello necesitamos trabajar? Legalmente no estamos respaldadas. Nuestros bebes son muy pequeños cuando los dejamos y ellos no están en posición de negociar.

Les pido disculpas por la mala energía que reflejan mis palabras, pero hoy siento que la situación me supera y estoy enojada.  Y si bien la mayoría de los días no son así… en el fondo siempre llevo esta angustia.

Besote a todas.


Última edición por nmf el Miér 06 Ago 2014, 20:55, editado 1 vez

Pacha
Nivel 2
Nivel 2

Cantidad de envíos : 614
Fecha de nacimiento : 03/10/1977
Ciudad : A
Edad : 40
Femenino Puntos : 2295
Fecha de inscripción : 23/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  H2O el Jue 12 Sep 2013, 23:38

Hola!!

me ha conmovido tu mensaje y suscribo cada una de tus palabras.

Es injusto el sistema, claro que sí. Es antinatural. Qué locura es que el permiso de maternidad dure tan poco? En España no llega ni a los cuatro meses. Y luego qué? Si la economía lo permite una siempre puede coger una excedencia por cuidado de hijos. Aquí en España esta excedencia está protegida contra despido. Legalmente. Pero sé de casos que la empresa llama a la mamá y le ofrece un despido pactado.

Con mi mayor pude coger una excedencia y trabajar en otro sitio sin contrato pero ello me facilitó compaginar horarios con el papá para atender al cuidado del niño. Ahora, con mi segundo hijo eso no será posible...Y he de volver al trabajo. De momento esperaré a que el peque cumpla 6 meses. Pero no creo que pueda alargar más la excedencial

Es injusto y antinatura porque los bebés necesitan el contacto de su madre todo el tiempo. Yo veo a mi bebé tan pequeñito, tan necesitado de mí. Le porteo y se duerme pegadito a mi pecho, cerca de la teti que agarra siempre que quiere. No hay mejor cuidado ni mejores brazos que los míos. Ni abuelas, ni guarderías ni nada de nada...

Pero así está montado el sistema...

besos y ánimos pa las dos!
avatar
H2O
Nivel Experto
Nivel Experto

Cantidad de envíos : 5100
Fecha de nacimiento : 27/10/1975
Ciudad : el mundo
Edad : 41
Femenino Puntos : 8628
Fecha de inscripción : 20/09/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  rakimarro el Vie 13 Sep 2013, 10:50

Es cierto que la naturaleza nos preparó para criar a nuestros hijos y que ellos nacen necesitados de nosotras durante mucho más tiempo que esos 3 o 4 meses que nos dan.

Pero también es cierto que necesitan de muchas más cosas que nuestra presencia. Lo mismo que la leona deja a sus crías para cazar porque sabe que si no come no puede amamantarlas, nosotras tenemos la mayoría de las veces que salir a buscar los ingresos que nos permitan darles una casa, ropa, y que nos mantienen a nosotras.

No debes sentirte culpable si ese es tu caso. Es normal que te apetezca más estar con él y disfrutarlo a tiempo completo, pero si no se puede no se puede, y eso no debe hacer que te sientas mal. Lo que haces lo haces también por él.

Yo también tuve que dejar a mis hijas muy pequeñas con abuelas y guarderías. Muchas de nosotras hoy en día lo hacemos, porque la sociedad en que vivimos exije que ambos padres trabajemos, y eso si conviven los dos, que a veces ni eso.

Con los años has reconocido que tu madre es una gran persona que se esforzó por vosotros y que aquella ausencia que de pequeña le reprochaste era necesaria para sacaros a delante.

Vuelve al punto de que más vale la calidad que la cantidad y encuéntrate bien cuendo estés con el. No se trata de jugar más o menos, si no de encontrarse bien porque lo que nuestros hijos captan de nosotras es nuestro estado de ánimo. Si te sientes culpable, triste, decepcionada,... eso es lo que verá en tí. Si, por el contrario, te sientes satisfecha sabiendo que cumples con lo que debes hacer, aunque no juegues, disfrutará de tu presencia y de tus buenas vibraciones.

Mi consejo, por otro lado, es que le busques una guardería lo antes posible. Las abuelas los quieren mucho, demasiado en mi opinión, y de ahí nace el sentimiento de rechazo en contraste con los incontables mimos de las abuelas. Acudir a una guardería en la que se juntará con otros muchos niños en su misma situación le demostrará que tú no eres la mala madre que le bandonas, si no una mamá más que trabaja y que mientras lo hace le lleva a un lugar donde aprende y juega con otros niños cuyas mamás también trabajan.
avatar
rakimarro
Nivel 3
Nivel 3

Cantidad de envíos : 1214
Fecha de nacimiento : 21/04/1971
Ciudad : Alcázar de San Juan
Edad : 46
Femenino Puntos : 4062
Fecha de inscripción : 24/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  Atenea el Vie 13 Sep 2013, 11:57


Natalia,

te envío un abrazo enorme porque eso que vives lo sentí yo con mi bajito mayor la primera vez que me separé de él al minuto justo de acabar la baja por maternidad. Raquel (rakimarro) ha descrito muy bien lo que pienso sobre este tema salvo por esto, que no comparto en absoluto:

Mi consejo, por otro lado, es que le busques una guardería lo antes posible. Las abuelas los quieren mucho, demasiado en mi opinión, y de ahí nace el sentimiento de rechazo en contraste con los incontables mimos de las abuelas. Acudir a una guardería en la que se juntará con otros muchos niños en su misma situación le demostrará que tú no eres la mala madre que le bandonas, si no una mamá más que trabaja y que mientras lo hace le lleva a un lugar donde aprende y juega con otros niños cuyas mamás también trabajan.
Yo creo que, si son buenas abuelas, por mucho que les mimen, están infinitas veces mejor en sus brazos que en cunas o hamacas en una guardería, esperando su turno porque las cuidadoras están ocupadas con otro bebé. Estoy completamente segura de que el sentimiento de rechazo que tú sentiste se debía más a que, por lo interminable del horario laboral de tu mamá, tú habías establecido el apego primario (el que sienten todos los bebés hacia su cuidador principal, que normalmente suele ser la madre, pero que se puede establecer con otra persona si la madre no está: el padre, la abuela, una tía..., quien satisfaga las necesidades primarias del bebé) con tu abuela; de ahí el rechazo (con Manuel, no creo que te ocurra igual porque tú estás menos tiempo que tu mamá fuera de casa y cuando llegas, te pegas a él).

Esto que comento, lo digo no sólo por teorías ideales, sino con conocimiento de causa: mi madre cuando yo tenía unos 12 ó 13 años pasó a cuidar del bebé de una vecina mientras su madre iba a trabajar; la peque se crió con nosotros como una hermana más. La mamá de la nena llegaba de trabajar y, en vez de venir a por su nena, se ponía a hacer las tareas de la casa, con lo que la nena llegó al punto de que llamaba a mi madre mamá, no sólo porque nos veía a nosotros -que mi madre siempre le decía que ella la quería mucho, pero que su mamá era la vecina-, sino porque casi siempre bajaba a su casa ya "cenada", sólo para dormir y ya bañada y en pijama. Los fines de semana, prácticamente igual, salvo que pasaba las tardes con sus papás (y yo recuerdo bien hacer de niñera mientras los papás salían de noche o cuando mi madre y la vecina se iban de compras). Mal que bien y aunque, a veces, por las noches, le ocurría lo que comentas que te pasaba a ti de no querer irte de casa de tu abuela, pasaron algunos años hasta que llegó el hermanito. Algunos meses después, la vecina y mi madre se enfadaron (no recuerdo bien por qué) y mi madre dejó de cuidar a sus hijos. La nena lo pasó fatal, al punto de que tuvieron que llevarla a tratamiento psicológico durante largo tiempo porque su madre, en su obcecación, le había prohibido además no sólo que viniese a nuestra casa a jugar o vernos, sino que nos hablase ni saludase. El padre nos permitía acercarnos a la nena si la madre no estába presente (aunque ocurrió pocas veces porque la vecina no lo permitía) y yo, ya adolescente, siempre trataba de arreglármelas para, incluso con la madre presente -que tampoco nos hablaba ni miraba a nosotros-, regalarle una sonrisa y una caricia fugaces o deslizarle alguna tontería en la mano a sus espaldas; la niña llevó la angustia pintada en el rostro durante mucho, mucho tiempo: la habían separado de la que ella sentía que era su familia durante todos sus años de vida, porque ella prácticamente iba con sus padres sólo para dormir: desayunaba, almorzaba, cenaba, se bañaba, jugaba... vivía en casa con nosotros, en su casa sólo pasaba sus horas de sueño.

No por nada aconsejan que en la guarde no pasen más de unas 7 horas los peques.

Un fuerte abrazo y todo mi cariño. Te quiero 


Última edición por Atenea el Vie 13 Sep 2013, 12:14, editado 1 vez (Razón : Corrección de errores.)

_________________


Si quieres informarte sobre donación haz click en el siguiente enlace:
http://www.fcarreras.org/es/donantes_194

Hazte donante, dale la vida (vídeo sobre la donación)
avatar
Atenea
Nivel 5
Nivel 5

Cantidad de envíos : 3300
Fecha de nacimiento : 29/06/1970
Ciudad : Ática
Edad : 47
Femenino Puntos : 6316
Fecha de inscripción : 21/12/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  Atenea el Vie 13 Sep 2013, 12:10


Natalia, olvidé dejarte un enlace sobre la angustia por la separación: por eso le cuesta más separarse de ti.

http://dormirsinllorar.blogspot.com.es/2013/06/cuando-generalmente-empiezan-gatear-los.html

Laura, un fuerte abrazo y todo mi cariño para ti también para cuando te toque volver. ¡Mucho ánimo!

Un besote a todas.

_________________


Si quieres informarte sobre donación haz click en el siguiente enlace:
http://www.fcarreras.org/es/donantes_194

Hazte donante, dale la vida (vídeo sobre la donación)
avatar
Atenea
Nivel 5
Nivel 5

Cantidad de envíos : 3300
Fecha de nacimiento : 29/06/1970
Ciudad : Ática
Edad : 47
Femenino Puntos : 6316
Fecha de inscripción : 21/12/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  rakimarro el Vie 13 Sep 2013, 12:54

Supongo que cada una tiene su experiencia personal y qeu ha vivido con sus hijos. Y puede qeu 7 meses sean aún pocos, pero lo que yo he visto en mis hijas (4, para la que no lo sepa) es que la que más tiempo pasó con su abuela no solo tuvo un mayor asomo de rechazo (que tampoco llegó a ser tal), si no que ahora, con 14 años, quiere irse a vivir con ella.

Las guarderías no generan ese rechazo ni ese apego. Y no creo que sean tan terribles.

También es verdad que hay abuelas y abelas. Mi madre, sin ir más lejos, me preguntaba siempre que se las dejaba hasta dónde podía llegar. Era un envidiable respeto a mi papel de madre, pidiéndome instrucciones sobre los caramelos que podía o no podía darles, los itios en los que debñian jugar y los que no, qué hacer si no querían comerse la comida de ese día.

Mis suegras, sin embargo, todo lo contrario. Ya me podía desgañitar yo diciéndola a la primera que Gema tenía que aprender a comer y que si lo que había en la mesa no le gustaba no debía ofrecerle de inmediato otra cosa, que un poco de hambre no mata a nadie y que ya comería cuando lo tuviese de verdad. Y así pasó, que a los 14, si la comida no le gusta, se enmoruga y no come y la tienes a la mesa con cara de que la estás maltratando.

La segunda peor aún, pero no puedo seguir. Mañana continúo con los porqués.
avatar
rakimarro
Nivel 3
Nivel 3

Cantidad de envíos : 1214
Fecha de nacimiento : 21/04/1971
Ciudad : Alcázar de San Juan
Edad : 46
Femenino Puntos : 4062
Fecha de inscripción : 24/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  Atenea el Vie 13 Sep 2013, 16:31


Raquel,

está claro que cada una hablamos desde nuestra experiencia vital. No sé si contestar ahora o esperar a que termines de contarnos tu experiencia, que espero con verdadero interés. Pero sí quería puntualizar que yo no pienso que las guarderías sean tan terribles y espero que no sea eso lo que con mi intervención haya transmitido: si no hay otra opción y se ha de elegir, yo prefiero una guardería respetuosa con el bebé que una abuela que no lo sea; ahora, que si la elección es entre una abuela respetuosa y una guardería respetuosa, yo tengo claro que optaría por la abuela. Por muy respetuosa que sea la guardería, no tienen un solo bebé que atender sino 4 por cuidador cuando son menores de un año, si no me equivoco; por fuerza habrán de esperar a ver sus necesidades satisfechas en la mayor parte de las ocasiones, sin contar que por razones prácticas y de organización, todos comen, duermen, etc. a la vez...

Cuando estaba embarazada de pocos meses, visité todas las guarderías que había en mi localidad (las abuelas no eran opción). Todas me cantaron las excelencias de su sistema educativo pero ninguna me dejó pasar a ver las instalaciones cuando acudí por sorpresa a visitarlas -otro día sí- aduciendo razones varias: que estaba sucio porque los niños estaban comiendo/acababan de terminar de comer (ésta era la más popular), que los niños se alteraban ( Pregunta  ), que estaban dormidos los peques -no pretendía yo entrar tocando el tambor pero en fin-... Elegí aquélla en que una de las cuidadoras me dijo que no dudara en llamar cuantas veces necesitara para saber si el peque estaba bien, que ella lo había pasado fatal al reincorporarse y que entendía mi preocupación. Mi bajito mayor no llegó a asistir: con sus problemas por vómitos y demás que se manifestaron al poco de nacer, estaba claro que por mucha buena voluntad que tuvieran, no podía ser atendido como necesitaba (me costaba a mí, que sólo lo tenía a él, ¿cómo iba a hacer la cuidadora con otros tres más a su cargo?).

Cuando el bajito cumplió los dos años, lo llevé a visitar la guardería más por presión familiar que por otra cosa, aunque habiendo dejado claro que el peque no asistiría salvo que me permitieran hacer una adaptación a su medida, acompañándolo en el aula, y hasta que el niño se quedara tranquilo sin mí. Tras la reunión con su maestro -mi bajito se quedó con una de sus abuelas-, le pedí que por favor quería que el niño se familiarizara con él y con su aula: dado que él estaba "de guardia" (tenían horarios especiales para padres que trabajaban tanto a primeras horas de la mañana como a últimas de la tarde), me dijo que por supuesto, habló con el niño, nos dejó solos en el aula, estuvo con él mientras jugaba en el patio... Me aconsejó dejarlo en la guarde "para que se espabilara", que en la guarde socializan, etc. Cuando lo vio jugar en el aula y en el patio, ya vencida la timidez inicial, acabó por decirme que el niño estaba muy espabilado. Guay   Eso sí, de adaptación a medida, nada de nada, que ya con esa edad, la misma que los demás y, por supuesto, sin padre/madre en el aula.

En la visita, coincidí con aquella cuidadora que tan simpática y cálida me había parecido, que venía a atender a un nene de 2 años que había hecho caca en su pañal; ella lo atendió con solicitud y premura al tiempo que lo llamaba "cochino" En shock Sospechoso Indeciso 

Me llevé el material a casa (que ya había pagado en la reunión -45€- pensando en hacerlo en casa si el nene no se quedaba) y comprobé que los contenidos del año, mi hijo los tenía ya interiorizados hacía tiempo (los colores, los números...).

El bajito mayor no volvió a ningún otro centro escolar (a otro) hasta cumplidos los 3 años porque en ese momento ya era clara su necesidad de otros niños. Sabía que no era el mejor momento porque su hermano estaba a punto de llegar pero se había quedado solo (sin mí ni ningún otro familiar) ese verano en una instalación infantil y con el clima que tenemos por aquí y que a esa edad todos los niños están ya escolarizados, era claro que por el parque no iba a encontrar a nadie ni siquiera por las tardes tras el horario escolar. Sólo alcanzó a ir al aula de 3 años unas dos semanas y media porque nos exigieron de inmediato dejar el pañal (se había hablado en la reunión y sólo habían dicho que habría que ir quitando sin especificar cuándo y yo lo había advertido a su maestra también sin que nadie pusiera pegas en aquel momento): por más que expliqué que no era el momento, no hubo manera de que nos lo permitieran (y el ideario del centro es de lo más respetuoso que se pueda encontrar por estos lares). Como me era posible tenerlo en casa, no fue.

En cuanto a que la guardería no genera el apego que se le tiene a la abuela, si la cuidadora no es capaz de que los peques a su cargo le tengan apego, malo, malo. Y en cuanto al rechazo a la mamá, a mí mi hijo mayor cuando lo dejé por primera vez con dos años con mi suegra y en mi casa durante unas horas por cursos de especialización, sólo me dijo hola y siguió jugando: estaba enfadado conmigo, a pesar de que para aquel entonces hablaba ya muy bien -y también era muy maduro y lo entendía todo- y yo le había explicado mis razones para irme. Yo me lo tomé como un síntoma del sanísimo apego seguro que había establecido conmigo.

Por otro lado, y a la espera de lo que cuentes mañana, Raquel, tu hija mayor, con 14 años -no sé por qué, yo creía que tu hija mayor tenía 15 ó 16 ya-, está en plena adolescencia y no me extraña que se quiera ir a vivir con la abuela -más si es tan permisiva-, lo raro hubiera sido otra cosa: que levante la mano la que a esa edad no hubiera deseado irse a otro hogar en más de una ocasión. Guiño 

Un abrazo. Feliz 

_________________


Si quieres informarte sobre donación haz click en el siguiente enlace:
http://www.fcarreras.org/es/donantes_194

Hazte donante, dale la vida (vídeo sobre la donación)
avatar
Atenea
Nivel 5
Nivel 5

Cantidad de envíos : 3300
Fecha de nacimiento : 29/06/1970
Ciudad : Ática
Edad : 47
Femenino Puntos : 6316
Fecha de inscripción : 21/12/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  Pacha el Vie 13 Sep 2013, 20:50

Chicas como siempre cuanto me anima leerlas.

Cuantas cosas surgen para debatir y compartir. No puede ser de otra manera, todas tenemos diferentes formas de ser y experiencias.

Yo tengo amigas que pudiendo optar por no trabajar, han decidido hacerlo,  y me decían que la licencia tiene su tiempo justo porque más larga sería muy pesada, que llegas al final de la licencia con necesidad de rehacer tu vida.  
Tengo otras amigas que pudiendo optar no han querido volver a sus trabajos y al día de hoy están en casa dedicándoles todo el tiempo a sus hijos.
Y tengo también amigas que teniendo la necesidad de salir a trabajar no lo han sentido tanto como en mi caso.

Raquel estoy de acuerdo con vos, es un esfuerzo necesario,  y se que también es un beneficio para mi hijo. Que puedo darle ciertos gustos que si no trabajara serían imposibles. Y que a mi personalmente trabajar también me aporta un montón de beneficios, económicos, profesionales, etc. Pero a pesar de ser consciente de esto no puedo evitar sentirme angustiada por estar lejos de él.

Tengo el mejor ejemplo de una leona, mi madre. Por donde la mire, siempre la admire por eso. Como decís de grande pude valorarlo, y ahora siendo madre más aún porque siento muchas cosas por las que ha pasado. También es verdad que tengo recuerdos hermosos de mis abuelos y tuve una infancia feliz.

En cuanto a la calidad del tiempo que pasamos junto a nuestros hijos, por supuesto que es determinante, más si es poco el tiempo que disponemos,  pero los niños son muy pequeños cuando las madres debemos reincorporarnos a nuestros puestos de trabajo. Creo  que legalmente esto debería estar contemplado y regulado. La licencia de maternidad debería  durar por lo menos 6 meses siendo que la lactancia se recomienda como mínimo hasta ese tiempo. Y no pasa sólo por la lactancia porque tengo amigas que han logrado lactancia exclusiva trabajando, sino por el vínculo entre la madre y el bebe.

Tu consejo sobre el estado de ánimo que debo tener al estar con mi peque es muy acertado.  Y me recuerda una frase que dice que si no podemos elegir lo que nos toca en la vida si podemos elegir como vivir lo que nos toca. Me has hecho pensar sobre esto. Y efectivamente me doy cuenta que cuando estoy nerviosa, o enojada, o angustiada, mi bebe se siente afectado. Lo voy a tener muy presente hoy cuando llegue a casa y el lunes cuando tenga que salir nuevamente. Trataré de guardarme la ansiedad en el bolsillo y la sacaré cuando no este en casa.

Con respecto al tema de las guarderías… creo que tu consideración es acertada pero a pesar de eso yo prefiero las abuelas. Ellas suelen tomar decisiones sin consultarlo (a mi me pasa seguido y me molesta), o a pesar de recomendar ciertas cosas suelen hacer lo que consideran mejor y es cansador, pero esto esta motivado por algo que para mi es muy importante, fundamental, amor, y que les importa el bienestar de sus nietos. Al menos este es nuestro caso.

Y si, como contas yo siento que influye en el tema del apego, como no? Si conmigo pasa en el día sólo 4 horas antes de dormir y con sus abuelas el resto del día. Pero sigo eligiendo las abuelas, porque si esto ocurre se debe justamente a que las abuelas lo atienden muy bien y lo llenan de cariño.

Yo me voy a trabajar tranquila porque se que las abuelas lo cuidan como si yo estuviese presente. No me sentiría tan tranquila si mi hijo estuviese en una guardería.

De acá a un tiempo tendré que buscar un jardín maternal (como les dicen acá) porque las abuelas también tienen sus trabajos y necesitan de su tiempo. Pero  organizaremos esto cuando el sea un poco más grande. Mientras tanto me contenta que este con ellas.

Atenea pobre tu vecinita, que mal la debe haber pasado, si yo me sentía muy angustiada sabiendo que podía volver a casa de mis abuelos a la brevedad, no puedo imaginar como debe haber sufrido esta chiquita. Espero nunca poner mi egoísmo y terquedad por delante de las necesidades de mis hijos. Como dicen “los niños siempre pagan los platos rotos”. Y lamentablemente las cosas no siempre se olvidan, quedan las cicatrices.

Me gusta pensar que ya siendo ella mayor han podido retomar el contacto?

Como te acordas con todos los detalles lo que has vivido con tu bajito mayor, me imagino lo angustiante que debe haber sido recorrer esas guarderías sin encontrar ninguna que te resultara confiable, que bueno que lo hayas podio solucionar de otra manera.  

El tema de las guarderías acá está de moda, todos los bebes van a los maternales y si uno no quiere enviarlo vienen los conocidos con los argumentos sobre la necesidad de estimulación, y la necesidad de sociabilizar y sobre como los niños que van a guarderías tienen logros en su aprendizaje mucho antes que los que no, y son mas independientes, Etc.

Sin ir mas lejos una amiga muy querida la semana pasada jugando con mi hijo me preguntaba sobre las cosas que ya había aprendido a hacer y me decía que los niños en las guarderías estaban mejor estimulados. Me contaba a modo de ejemplo que la hija de una conocida suya teniendo 6 meses ya aplaudía. Yo me pregunto, porque queremos que nuestros niños crezcan tan rápido, si finalmente todos terminaran aplaudiendo con diferencia de un mes más o menos?
Mira tus bajitos con las cosas que me contas parecen estar muy bien estimulados y ninguno ha ido a guardería a temprana edad.

No digo que los maternales sean malos, acá hay muy buenos lugares. Y mi hijo terminará yendo en cuestión de meses , pero yo prefiero el cuidado de alguien que los quiera  siempre que se pueda.
Gracias por el enlace, vos siempre con información útil.

En mi caso creo que yo tengo la angustia de la separación mas que el jaja. Mi bebe se despide de mi por las mañana como si yo no existiera, es más, me ignora. Pero cuando llego de trabajar me espera llorando, algunos días me pellizca la cara enojado y otras me llena de besos. Y por las noches sólo quiere dormir conmigo. Pero hace unos días he comenzado a notar que para los juegos me ignora. Le hablan otras personas y es pura sonrisa y cuando yo le hablo me mira serio y da vuelta su cara.

Laura si no me equivoco tu peque nació hace poquito. Creo haberlo leído en un post verdad? Felicitaciones! Disfruta cada segundo de la licencia con él! trata de no pensar en el momento de volver a trabajar, dejalo para cuando comience a acercarse la fecha.

La verdad que 4 meses es tan poco como 3!!!. Pensé que ustedes tenían una licencia un poco más larga. Acá también se puede pedir excedencia, pero no en todos lados lo toman bien como me contas que ocurre allá. Yo en mi caso no podía pedirla porque antes del nacimiento de mi hijo tuve dos meses de licencia por amenaza de parto prematuro, y ya me estaban pidiendo que por favor volviese porque me necesitaban en mi puesto.
Que disfruten mucho este tiempo juntos al 100%!

Les mando un besote enorme.

Muchas gracias por compartir sus experiencias y por sus consejos!


Última edición por nmf el Miér 06 Ago 2014, 21:01, editado 1 vez

Pacha
Nivel 2
Nivel 2

Cantidad de envíos : 614
Fecha de nacimiento : 03/10/1977
Ciudad : A
Edad : 40
Femenino Puntos : 2295
Fecha de inscripción : 23/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  rakimarro el Sáb 14 Sep 2013, 11:04

¡Uf! Aquí hay mucho que responder, a ver si no se me olvida nada:

Lo primero aclarar que Gema no es la mayor, es la segunda. La mayor, efectivamente va a cumplir los 17 a primeros de noviembre.

Ya no sigo con el tema del exceso de cariño de las abuelas, porque creo que todas lo tenemos muy claro: suelen ser permisivas y extracariñosas, por supuesto porque los quieren mucho, de una forma que nunca podrían quererlos en la guarde.

Sin embargo, el hecho de que "no generen apego" no quiere decir que con el tiempo los niños no recuerden a sus cuidadoras con cariño, yo lo he visto en las mías. De unas se acuerdan más y de otras directamente se olvidan, pero establecen también sus lazos afectivos con ellas. El caso es que por mucho que quieran a su señorita X su casa es su casa, y siempre quieren volver.

No estoy para nada de acuerdo con lo de la "socialización" y la "estimulación". A pesar de que ya no hay tanta relación entre familias como pudo haberla en el pasado y que los niños son cada vez más escasos en nuestro entorno, los que tenemos aprenden entre nosotros y siempre hay algún vecino con el que jugar. Y los estímulos pueden ser hasta más en casa que en una escuela infantil. No hace falta un libro para enseñarle los colores, lo que hace falta es dedicarle tiempo al niño.

Si me gustan las guarderías con respecto a las abuelas es porque no le crean esa sensación de "mi mamá no me quiere y mi abuela sí", acudiendo a ellas se dan cuenta de que no sólo a ellos los deja su madre, hay otros muchos niños cuyas muchas muchas madres también trabajan y toman esto como algo normal (a partir de cierta edad, claro).

Y por eso quizá la cuestión sea plantearse el momento más adecuado paar cambiar a la abuela, si la hay, por una guardería. Está claro que siendo bebés muy pequeños no pueden estar mejor que atendidos en exclusiva por quien los considera algo suyo. Son nuestras madres y ellos nuestros hijos, así que es como si también fueran hijos suyos. Pero llega un momento en el que los niños están más que preparados para interactuar con su entorno, conocen y distinguen a las personas, saben quien es su familia y quien no, y ahí es donde creo que debe estar el cambio para evitar ese exceso de mimo y esa sensación de que "la madre nos ha abandonado porque la abuela sí estaba dispuesta a cuidarnos".

Otro tema, volviendo a la estimulación, es la prisa que tenemos de verlos crecer....ay!

Aún recuerdo mis prisas por quitarle el pañal a Nuria, por poder hablar con ella, por dejar el carro y llevarla andando.... y ahora pienso "qué gusto mientras fuiste pequeña, hija". Todo eso que nos parece tan pesado, como salir de casa con casi una maleta entre pañales y toallitas, mantitas, sonajeros, purés...o el tener que estar pendiente del cambio de pañal y decir "a ver cuando va al baño sol@", o que si se quiere dormir en nuestros brazos y nos interrrumpe la reunión de amigos... de verdad que eso no es nada comparado con lo que viene después: discusiones por la hora de llegar a casa, los amigos que convienen y no convienen, los estudios, las tareas en casa, y lo que es peor, ya no eres ni la más lista, ni la más guapa, ni la que mas le quiere, ahora estas vieja y no te enteras, no sabes ir a la moda y todo lo que has hecho lo has hecho mal porque mira cómo te ha salido!.

Así que ahora tengo otras prisas, las de que cumpla los veinte (o los treinta) y se de cuenta de que ni soy la más lista ni la más vieja, ni la más guapa ni la más fea, pero sí la que más la quiere y una persona normal que hace las cosas lo mejor que puede y sabe guiada por la mejor intención.

En fin, que cada una tomará las decisiones que crea más convenientes y se encontrará luego con lo que los hijos quieran darnos a cambio. Y lo dejo por hoy, que me estoy yendo del tema y además salgo de viaje en un rato.

avatar
rakimarro
Nivel 3
Nivel 3

Cantidad de envíos : 1214
Fecha de nacimiento : 21/04/1971
Ciudad : Alcázar de San Juan
Edad : 46
Femenino Puntos : 4062
Fecha de inscripción : 24/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  Pacha el Lun 16 Sep 2013, 18:02

Hola chicas!
Raquel entiendo tus argumentos . Lo del apego y las guarderías es lógico. La guardería es la guardería y el hogar el hogar. Y posiblemente al estar con las abuelas los vínculos puedan llegar a confundirse. Como me pasaba a mí en la infancia.
Igual las prefiero. A pesar de que me dolería si esto ocurriese, prefiero que mi hijo este con ellas mientras sea posible. Por lo menos hasta cierta edad.

Con respecto a la estimulación estoy de acuerdo con vos. Se trata de dedicarles tiempo.

Pero en el imaginario de mis conocidos la guardería los estimula, los vuelve más sociables y los hace independientes.
Seguramente llega un momento en que es favorable para el niño, pero no creo que sea a tan temprana edad.

Te confieso que se me llenaron los ojos de lágrimas al leer lo que contas. Creo que la adolescencia es una etapa difícil, de rebeldía, de búsqueda de identidad, y en esa búsqueda surgen todas estas cuestiones.

Seguramente llegará ese momento en que tus hijas reconozcan el esfuerzo que has hecho por darles lo que consideraste que era lo mejor para ellas.

Tal vez me equivoque pero me parece que todos llevamos la carga de “no quiero parecerme a mis padres en esto” no? Pero a pesar de ese lado negativo que reconocemos en ellos también nos encontramos con un montón de virtudes y por supuesto el amor y reconocimiento por saber que siempre trataron de darnos lo mejor. Llega un momento en que lo vemos con claridad. Obviamente que depende de la experiencia de cada uno, pero creo que es algo que nos pasa a la mayoría.
Espero que llegue pronto ese momento en que tus hijas puedan valorar tu esfuerzo y amor.

Por mi parte tomo esto que contas y voy a disfrutar cada segundo. Ya estaba pensando yo “que bueno cuando empieces a caminar hijo”, mi espalda lo agradecerá jaja. Pero claro que tenes razón! Hay que disfrutar cada etapa.

Ya nos hemos ido del tema, pero es que una cosa lleva a la otra.

El fin de semana no me despegue de mi hijo un segundo. Aproveche muchísimo, jugamos, nos hicimos mimos. Tuve muy presente esta charla. Pero cuando llego el momento de salir de casa para ir a trabajar es otro tema… en apariencia todo es un jolgorio, lo despido con alegría y lo lleno de besos. Pero al cerrar la puerta… Supongo que es una etapa.

Gracias por compartir sus experiencias!

Besote enorme.

Pacha
Nivel 2
Nivel 2

Cantidad de envíos : 614
Fecha de nacimiento : 03/10/1977
Ciudad : A
Edad : 40
Femenino Puntos : 2295
Fecha de inscripción : 23/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  odisea el Mar 17 Sep 2013, 00:54

Amiga,
No tengo tiempo, ya me disculparás, de leer las respuestas y el debate, y más siendo tan abultadas... Pero tu mensaje es muy humano y ¿cómo no entender tu desesperación? He tenido mucha suerte y he podido seguir viviendo en casa 24 horas hasta este momento (en octubre me incorporo trabajando dos días). Soy privilegiada. Y también lo he buscado así. He tenido suerte de tener ingresos mientras trabajaba en casa, de seguir con el paro una buena temporada, de alargar con la ayuda familiar y de que la familia pudiese aguantar sin mis ingresos hasta ahora otra temporada más. Porque a mí también me parecen muy pequeños y muy indefensos. Te diré que a mí se me suele mirar como un bicho raro, también como con interrogante... ¿por qué lo que haces? Para mí ni mis títulos académicos ni mi experiencia ni mi validez me pueden contrarrestar ese sentimiento que tienes tú. A mí no me ha compensado salir. Siento que lo tengas que hacer porque no queda otra. Intenta trabajar en casa de alguna manera. ¿Sería posible? Aunque te diré que yo lo hice porque además me acostumbre a dormir poco más de cuatro horas (y nunca seguidas) durante mucho tiempo. Eso tiene tela. No todo el mundo se lo puede permitir. Me han mirado como fracasada también. Pero mi convencimiento es demasiado grande, demasiado poderoso.

Entiendo tus sentimientos. Y sé que sólo se pueden entender tras haber sido madre. Antes no tenemos ni la más remota idea. Yo cambié de la cabeza a los pies. Todo. Toda yo. Pensamiento, obra, cuerpo, ideas. Todo. No te avergüences por pensar así y menos te disculpes. Y si pudieras hacer algo por cambiar tus 8 horas de trabajo por otra cosa diferente pues mejor. Y si no, no te comas la cabeza. Pero la ausencia es muy dura. Y sobre todo para tí.

Besos!
avatar
odisea
Nivel 5
Nivel 5

Cantidad de envíos : 4185
Fecha de nacimiento : 29/10/1975
Ciudad : Itaca
Edad : 41
Femenino Puntos : 7428
Fecha de inscripción : 03/08/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Angustia de la separación en las mamas

Mensaje  Pacha el Jue 19 Sep 2013, 19:45

Muchas gracias Odisea!

Que bueno que pudieras quedarte todo este tiempo en casa y que puedas organizar tu trabajo de esta manera.
Yo no creo que eso sea ser fracasada. Creo que siempre que uno pueda lograr hacer de su vida lo que lo haga feliz es un gran logro, no un fracaso! Más aún si con tus decisiones haces feliz a las personas que amas.

En este momento trabajar desde casa se dificulta por el tipo de puesto que tengo, pero estoy evaluando hacer un cambio. Veremos como resultan las cosas.

Siempre me costaron mucho los cambios, pero cuando la situación apremia… hay que generar cosas nuevas.
Por el momento a ponerle el pecho a la situación.

Un besote enorme gracias a todas.
Muchas gracias por acompañarme!

Pacha
Nivel 2
Nivel 2

Cantidad de envíos : 614
Fecha de nacimiento : 03/10/1977
Ciudad : A
Edad : 40
Femenino Puntos : 2295
Fecha de inscripción : 23/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.