El nacimiento de David

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El nacimiento de David

Mensaje  Invitado el Jue 15 Ene 2009, 11:56

El día que más brilló el sol en mi vida fué el día que tú naciste

Que mejor día para escribir mi parto que el día que mi hijo cumple dos años, caray como pasa el tiempo.

Cuando se aproxima el momento del parto a cada mujer nos da por “una manía” en realidad se llama nido, a unas les da por preparar cosas para la llegada del bebe, a otras por hacer limpieza en casa y a mi me dio por dejar todo preparado en mi trabajo y mi única obsesión era que no me podía ponerme de parto hasta que no hubiese cerrado el IVA.

Era mi semana 36, me desperté como cada mañana para ir a trabajar, cuando fui al baño y vi que estaba manchando (era un manchado como cuando te va a venir la regla), ni corta ni perezosa me vestí y salí pitando para la oficina, me puse a trabajar como una posesa y a eso de las 12 de la mañana, le dije a mi jefe “me voy a casa, voy hacer reposo todo el fin de semana y a ver si se sujeta esto que creo que estoy de parto”, mi jefe me miro con cara de alucinar y me dijo pero …” no le deje terminar le conté que estaba manchando y que me iba.

Cuando llegue a mi casa mi madre me dijo “ni reposo ni nada vamos a la maternidad que te miren que yo empiezo así mis partos”. En la maternidad me dijeron que hiciese reposo relativo, que de momento no estaba de parto, así que me pase todo el fin de semana haciendo todo lo contrario, fui a la farmacia a comprar cosas para la canastilla, prepare mi bolsa para la maternidad y no paré ni un momento, el domingo sin ningún tipo de de dolor volví de nuevo a la maternidad, en todo el fin de semana había dilatado 2 cm. y me mandaron a casa, así que de nuevo continué con mi vida activa era domingo y les dije a mis padres que les invitaba a comer, después fui a ver a mi hermana y a mi sobrina, nos estuvimos haciendo fotos porque sabia que esa era mi última noche embarazada.

A las dos de la madrugada tenia contracciones cada 5 minutos, así que nos fuimos de nuevo a la Maternidad de O’Donnell , sorpresa seguía dilatada de 2 cm. ¿cómo podía ser?

Estuve sola en monitores hasta las 4 de la madrugada, luego me subieron a una habitación de la 2 planta donde estaba esperando mi madre, allí estuvimos hasta las 6 de la madrugada que vino la misma ginecóloga que me había visto durante todo el fin de semana y me dijo que me iban a llevar al paritorio, una enfermera me preguntó a quien iba a autorizar para que estuviese conmigo, le he dije que iba a entrar mi madre y entonces me dijo, piénsatelo bien porque luego no va a poder pasar tu marido y yo le conteste que iba a pasar mi madre.

Me preguntaron que si quería la epidural y les conteste que si. A las 9 de la mañana volvieron a explorarme y me rompieron la bolsa de agua, pusieron un pequeño electrodo en la cabecita que ataron a mi muslo izquierdo y que servia para controlar el ritmo cardiaco del niño. Nada más poner el electrodo llego el primer susto, de repente su ritmo cardiaco empezó a caer, la habitación se lleno de médicos a mi madre la sacaron del paritorio, a mi me pusieron una mascarilla de oxigeno para que al bebe le llegase aire limpio y puro, me explicaron como tenia que respirar y nos estabilizaron a los dos porque yo perdí el conocimiento.

A las 9:30 de la mañana bajo el anestesista me sentaron en la cama y me dieron una almohada para que la abrazase y me dijeron que no me moviese ni un milímetro algo difícil teniendo en cuenta que te dan unos dolores terribles, así que le tuve que pedir por favor a la enfermera que me sujetase por los hombros, por alguna razón yo perdía el equilibrio. En fin cuando me pusieron la “bendita epidural” la cosa cambio de buena manera, de repente deje de sentir dolor.

Vino un chico super majo era mi matrona, me dijo que se iba a encargar de mi parto, que se llamaba Santiago y que cualquier cosa que necesitásemos, le llamásemos. Estuvimos un buen rato hablando y antes de dejarnos solas de nuevo le pedí una gasita con agua, porque tenia mucha sed y como no podía beber agua por lo menos me refrescaba mojándome los labios.

El resto del tiempo estuvimos pendientes del monitor que marca el latido del corazón y las contracciones y mi madre me decía vas a tener una contracción y yo hacia la respiración como si no tuviese la epidural puesta.

A las 14 h. estaba totalmente dilatada y de nuevo empecé a notar contracciones le pregunte a Santiago si podía ponerme la dosis extra que me había dejado el anestesista y me dijo que era mejor que aguantase un poco, que así ayudaría más.

A las 15:15 de nuevo comencé a tener mareos y nauseas, una auxiliar que estaba preparando instrumental me puso un paño húmedo en la frente y me trajo una palancana, me acariciaba la cabeza cuando dijo “esto esta acabando, parto vomitado, parto terminado”, pero no había terminado de decir la frase cuando de nuevo el ritmo cardiaco empezó a caer, a mi madre la volvieron a echar del paritorio, a mi me volvieron a poner una mascarilla de oxigeno, la habitación se volvió a llenar de médicos. Ya no esperaron más, quitaron los pies de la cama y paso a ser una camilla, ataron mis piernas, me rasuraron y me hicieron la episiotomía, por más que empujaba no había forma de que saliese, una enfermera se subió prácticamente encima de mí y un medio me apretaba desde el estomago hacia la tripa, la doctora que estaba entre mis piernas pidió los forceps, la verdad es que no se en que momento volvió a entrar mi madre, pero de repente la tenia allí a mi lado cuando a las 15:44 h. veía por primera vez a mi niño, estaba moradito y con una capa de grasa blanca, no le pusieron encima de mi barriga como suelen hacer con todos los bebes solo me dio tiempo a extender los brazos y a tocarle con un pañuelo que era de mi abuelo y que había llevado conmigo durante todo el embarazo, le cogieron las pediatras y le examinaron, la auxiliar le vistió con un body que le quedaba tremendo y un gorrito improvisado y cuando le traía para ponerlo en mi regazo la doctora que me estaba cosiéndome dijo que yo todavía no estaba preparada y que se lo diesen a mi madre, así que no pude cogerle hasta las 16:30 que le pusieron para que mamase.

El día que más brillo el sol en mi vida fue el día 15 de Enero de 2007, el día que nació David el gran amor de mi vida, desde entonces no he tenido ningún día nublado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El nacimiento de David

Mensaje  Invitado el Jue 15 Ene 2009, 13:18

reina mi mas sincera enhorabuena por tu peque, pero me ha dado un escalofrio el leer tu parto, creo q es claramante un parto poco respetado y muy medicalizado, (vamos casi casi igualito al mio), la vida nos da que despues recibimos la mejor recompensa del mundo... nuestros hijos.

un beso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El nacimiento de David

Mensaje  mami-de-Breixo-y-Martina el Jue 15 Ene 2009, 19:16

Hola Lucía!

Gracias por compartir tu parto con nosotras.

Me imagino el susto que te llevarias cuando no se oia el corazón del peque.Yo me asustaba cuando entre contraciión y contracción baja el ritmo del sonido del bebé.

Besos de leche
avatar
mami-de-Breixo-y-Martina
PARTICIPANTE V.I.P.
PARTICIPANTE V.I.P.

Cantidad de envíos : 10522
Fecha de nacimiento : 14/03/1979
Ciudad : el mundo es mi casa
Edad : 38
Femenino Puntos : 13811
Fecha de inscripción : 25/10/2008

http://www.mimandote.com/blog/besos-de-leche/index.html

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.